domingo, 4 de abril de 2010

Por los pirineos


Todos los días al comienzo de una etapa,hay un poco de tensión.
Cuando te despiertas,ya comienzas a pensar en todo lo que tienes que hacer.


Lo primero revisar la bici...limpieza de cadena,apretar tornilleria,revisar cambio,ruedas,hechar aceite...después llenar las alforjas con todo lo que llevas y que sacas cada día y conseguir que cierren todas las cremalleras.
Encajar las alforjas en las parrillas de la bici y ajustarlas bien para que nada se mueva y te dé problemas por el camino.
Poner los impermeables si fuera necesario,ya no tanto por si llueve sino también por si ha llovido,el agua que queda en la carretera salpica y moja todo por dentro.


Y sobre todo, revisar una y otra vez el mapa de las carreteras por las que puedes ir,aunque luego no se parezca en nada a lo que habias pensado antes de salir.
La improvisación es lo mejor,siempre da buen resultado.

5 comentarios:

Eva N. dijo...

Animo Eva, eres una campeona!!!!. Veo que ya estás en los Pirineos, ahí tengo familia, en un pueblecito que se llama Prullans, al lado de Puigcerdá.
Que sepas que tus chicas de aquagim nos acordamos de ti!!

Luisa dijo...

Te voy a contar un chiste.
¿en que se diferencia una boda de un divorcio??. pues en que la boda es todo arroz, y en el divorcio es todo 'pa ella'

Luisa dijo...

Un chiste de Angel:
Va zapatero caminando y se encuentra a Jaimito, y le dice zapatero: 'anda, tu eres jaimito el de los cuentos?', y le contesta Jaimito: 'No, soy Jaimito el de los chistes, el de los cuentos eres tú'

J. Miguel Silva dijo...

Eva muy bien tienes ya un pedazo de carretera muy bien hecho, cada paso más coraje, las fotografías que vienen son muy hermosas. mucha fuerza y coraje, esta es una misión que no es para todos, sólo por el duro y decidido.

besitos

Carlos dijo...

... ¡Genial!Bueno pues ya nos irás contando qué se siente al dejar nuestro querido país de "charanga y pandereta", el que, como acabamos de ver, sigue siendo devoto de "Frascuelo y de María", pero al que queremos tanto. ¡Animo, Evita!... Yo sigo nadando.

Carlos